Dr. Zanabili

Manu Brabo 

icon_pie_de_foto

“El que está en la cama es el Dr. Zanabili padre, el otro es el doctor Zanabili, hijo”

Cuando vi al doctor Yahia Zanabili por primera vez estaba tumbado en una cama de cuidados intensivos, enganchado a tubos y cables que a su vez lo conectaban a un montón de pantallas y sonidos (pi, pi, pi, pi…). Me llamó la atención un gesto, familiar y reconocible pero poco habitual aquellos días. A los pies de esa cama se sentaba otro doctor enfundado en bata, guantes, gorro para el pelo y mascarilla verdes.

“El que está en la cama es el Dr. Zanabili padre, el otro es el doctor Zanabili, hijo”. Lola, la jefa de la UCI covid del HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias), aclaraba la duda antes de que nadie la planteara.

El Dr. Zanabili en su box en la UCI del HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, Asturias, España. Mayo 2020.
La Dra. Joud Zanabili y el Dr. Amer Zanabili, medicos en el HUCA e hijos del Doctor Yahia Zanabili, durante una de las visitas a su padre en la UCI del HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, Asturias, España. Mayo 2020.
Personal sanitario limpia los puntos de sutura de la operación para incorporar un marcapasos a la que se ha visto sometido Yahia en el HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, Asturias, España. Mayo 2020.

El Doctor Zanabili padre es uno de tantos sirios que llegó a estudiar a España durante el tardofranquismo. Pasó su primer año en Zaragoza con un familiar, aprendiendo español y después se mudó a Oviedo para estudiar medicina. Entre viajes de ida y vuelta a su amada Alepo, donde su familia produce uno de los jabones más preciados del mundo, comenzó a echar raíces aquí. No pasaron muchos años antes de que el régimen baazista de los Assad le prohibiera la entrada en el país y convirtiera al doctor en un exiliado más. En su caso -que no es el más habitual- integrado, feliz, completo, no sólo como médico, también como líder de la pequeña comunidad musulmana en Asturias desde una hermosa casa en una colina verde, como lo son todas las que rodean Oviedo.

icon_pie_de_foto
El Doctor Yahia Zanabili, visiblemente emocionado, es despedido con aplausos por el personal sanitario de la UCI en la que ha estado ingresado durante un mes en el HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, Asturias, España. Mayo 2020.

Yahia Zanabili escucha el diagnóstico y conversa con los neumólogos del HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, Asturias, España. Mayo 2020.

El doctor Zanabili, tras ser trasladado a planta, se somete a la toma de unas radiografías en la sala de rayos del HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, Asturias, España. Mayo 2020.

El doctor Yahia Zanabili descansa agotado tras dar sus primeros pasos en meses durante una sesión de rehabilitación en su habitación en la planta COVID del HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, Asturias, España. Mayo 2020. 

El Doctor Yahia Zanabili vistiéndose para regresar a casa tras 57 días ingresado por coronavirus, 49 en la UCI, en el HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias). Oviedo, España. Mayo 2020.

Una mañana de Marzo, tras varios días de malestar y síntomas evidentes de Covid-19, el doctor Zanabili tuvo que aceptar que una ambulancia lo trasladase al hospital. Quedó ingresado con pronóstico grave en cuidados intensivos. Su recuerdo de esos días es el de una nebulosa en la que se mezclan realidades con sueños y alucinaciones. Dice que “la vio muy de cerca”. Todos en su casa estaban preparados para lo peor. Dos de sus hijos son médicos en el mismo hospital en el que su padre pasó la enfermedad. Para ellos, cambiar de planta y que la visita fuera al padre significaba encogerse el alma. Sabían, quizás mejor que nadie, que cada día podía ser el último.

El Doctor Yahia Zanabili abrazado por su esposa, Nouzad y nietas, Salma y Nadia, a su llegada a casa tras 57 días ingresado por COVID en el HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, Asturias, España. Mayo 2020.

Nouzad, esposa del Doctor Yahia Zanabili, observa los ejercicios de rehabilitación de su marido durante una sesión de rehabilitación en su casa tras dos meses ingresado en el HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, España. Mayo 2020.
El Doctor Yahia Zanabili, recupera la respiración, agotado, tras realizar ejercicios de rehabilitación en su casa después de dos meses ingresado en el HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, España. Mayo 2020.
El Doctor Yahia Zanabili y la fisioterapeuta durante la primera salida al jardín de su casa tras meses ingresado en el HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) Oviedo, España. Mayo 2020.

Sobrevivió. Este es el relato fotográfico su lucha por volver a la normalidad, a su familia, a la vida. Este es el trayecto que hay de los brazos de la muerte a hasta el abrazo de la nietas y una mujer amadas.

Te puede interesar

Confinadas

Isabel Permuy